sábado, 29 de junio de 2019

¿CÓMO COLABORAMOS CON LA FORMACIÓN DE UN YO NO SANO EN NUESTROS HIJOS?


No voy a dar a este artículo un perfil académico ni formal, sino poder contar, desde mi devenir personal, lo que veo en consulta y podría ser útil para vos.
.
Cuando era chica, y escuchaba comentarios acerca de que Fulano tenía depresión o de que Mengana tenía “una enfermedad mental”, yo creía que cada uno de ellos había llegado a experimentar esa patología por “destino”; creía que era lo que a cada uno le había tocado, como si la forma en que cada uno fuese y atravesase su existencia dependiera de la suerte.
.
Luego llegué a la Psicología Humanista y aprendí que cada uno de nosotros puede tener una cierta predisposición genética a desarrollar determinada condición psicológica o psiquiátrica, pero que no alcanzaba con eso; que, de no haber colaboración del AMBIENTE en el uno crece, esa predisposición podría jamás despertar y manifestarse.
.
Y son esas condiciones ambientales las que veo en consulta con la mayoría de mis consultantes.
.
Las personas que llegan a nosotros, los counselors, quizás sean las que hayan tenido la fortuna de llegar al mundo con más recursos internos, lo cual les posibilitó no desarrollar patología. Sin embargo, sus vivencias podrás haber sido similares a las de aquellos que sí han desarrollado una, y necesitan un abordaje con un psicólogo y/o psiquiatra.
.
¿QUÉ HABRÍAN NECESITADO PARA DESARROLLAR SU YO SANAMENTE?
Cualquier niño que arriba a este mundo necesita, para poder desarrollar un Yo sano, experimentar seguridad interna. Si no hay interferencias externas que obstaculicen el proceso, ese niño podrá destinar toda su energía psíquica a descubrir el mundo, primero, y a ir descubriendo cómo él o ella es internamente, luego. La seguridad interna (es decir, no necesitar estar a la defensiva ni en estado de alerta permanente) obran como un campo fértil: cuanto más fértil es, más saludables serán los brotes. La imagen más representativa de este estado de seguridad interna es la clásica de un niño absorto en su juego en una plaza. De repente, parece que ese niño “despertara de ese idilio lúdico” y busca con la mirada a su mamá, papá o cuidador. Si esa persona está ahí, observándolo, el niño se siente cuidado y seguro, y, luego de sonreír, vuelve a su juego, tranquilo al saberse protegido.
.
Cuando esto no sucede, y no de un modo esporádico, sino más bien de manera sistemática, el niño registra que su seguridad depende de él mismo, por lo cual necesitará quitar la energía psíquica que destinaba a generar su Yo interno y tendrá que volcarla a una búsqueda de seguridad. Su Yo no dejará de desarrollarse, sólo que no lo hará como brotes verdes, sino como un desierto árido… y así irá por la vida.
.
Los relatos que escucho en consulta dan cuenta de qué provocó que hoy, mis consultantes funcionen alejados de un estado de salud emocional óptimo.
.
Si estás empapada/o en la teoría del apego, verás por qué coloqué los siguientes relatos en grupo. Si no conocés esta teoría, te iré explicando:
.
💬 “Mi mamá era una frustración caminando. Cuando algo no salía como ella quería, estallaba en furia y ¡agarrate! Tan sólo ponerme la ropa mal o que algo se me cayera al piso podía hacerla empezar a gritar, tratarme horrible o pegarme. Muchas otras veces, no dependía de lo que yo hiciese. A ella le pasaba algo en la calle o el trabajo y venía hecha una furia. No pasaba siempre, porque a veces estaba de buen humor, pero yo siempre estaba mirándola, a ver si lo que yo había hecho provocaba en ella que saliera el monstruo o si no pasaba nada”.

💬 “Mi mamá, pobrecita, siempre fue víctima de la psicopatía de mi papá. Él la criticaba y ella podía hacer dos cosas: o lloraba como una nena o se descargaba con mi hermano y conmigo. Era algo como incontrolable. Rogaba que mi papá no estuviese para yo sentirme seguro. Cuando mi papá estaba lejos o actuando como una persona normal, todo estaba bien.”


💬 “Desde que tengo memoria, mi mamá es depresiva. ¿Sabés las veces que le escuché decir que se quería morir? ¡No tenés idea de cómo yo me desesperaba! ¡¡¡¿¿¿Qué iba a hacer yo sin mi mamá???!!! No sabés, era estar en la escuela pensando si, al volver, la iba a encontrar bien o no. Un día la encontré durmiendo y me desesperé. ¡Pensé que estaba muerta! ¡No sabés cómo la insulté y golpée! ¡Sentí que me moría! Y después de eso, tener que escuchar que cómo yo trataba así a mi mamá, con lo delicada que estaba, y que por qué no me ocupaba de lo realmente importante, el estudio, a ver si levantaba las notas.”


💬    "       "Mi papá toooooda la vida se quejó de mi mamá. Que ella esto, que ella aquello. Ellos acordaban algo como pareja y él iba y rompía ese acuerdo. Y yo, en el medio, teniendo que cuidarla de él, a la vez que me siento re culpable, porque él y yo somos re compinches. A veces no la puedo mirar a la cara, por si ella cree que yo estoy complotada con mi papá. En fin, el resultado de haber sido criada por dos niños.”
.
💬 “Es horrible saber que mi mamá no estuvo ahí para mí. Es decir, estaba físicamente, pero siempre mirándose el ombligo. Que su depresión, que su duelo, que nadie la escucha, que nadie la tiene en cuenta. ¿Te parece que un niño de 6 ó 7 años tiene que escuchar eso de su propia madre, una adulta? Siempre haciendo sentir culpables a los demás. No sabés, ¡una víctima de la vida! Eso sí, a mí, mis buenos golpes me daba cuando yo no era lo que ella quería y le brotaba la frustración. Ah, pero la víctima es ella, ¡eh!”
.
Quizás esto te suene al gérmen de un APEGO INSEGURO AMBIVALENTE: la figura de apego (el cuidador) para ese niño es, en realidad, impredecible. El niño no sabe cuándo se lo tratará bien y cuándo no, cuándo habrá alguien para mirarlo a él o cuándo no, debido a ser cuidado por un adulto que no sabe regularse emocionalmente. El niño deberá estar SIEMPRE ATENTO a ese adulto, para ver si lograr frenar a tiempo un estallido de violencia, luego de registrar el primer signo de incomodidad, enojo, frustración en su rostro. Se convertirá en un experto en control para evitar que ese adulto se desregule, pero no lo hará porque es bueno y desea que ese adulto no sufra, sino para evitar el castigo psíquico o físico de su parte.
.
Si ha tenido figuras de apego con alguna conducta que implicase la posibilidad de que se hiciese daño o desapareciera, el niño, probablemente, haya asumido el rol de cuidador; nuevamente, no porque cuidar sea su vocación, sino para evitar perder a la persona que, se suponía, debía cuidar de él.
.
El niño no tendrá resto para desarrollar un Yo sano y probablemente desarrolle Dependencia Emocional, es decir, ir por la vida buscando que se lo trate del modo que debería haber sido, al haber quedado hambriento de amor. Será un niño que no pudo crecer y, muy probablemente, no madurará emocionalmente.
.
Si está acostumbrado a que se lo maltrate, irá por la vida haciéndose cargo de las críticas de los demás, y, al igual que ocurrió con aquella figura de apego impredecible, no se irá cuando sea maltratado, sino que, ahora con años en la práctica en control, adecuará su persona a las demandas de ese otro.
.
Si asumió el rol de cuidador, buscará a personas de las cuales cuidar (alguien con una adicción, con una enfermedad física o psíquica invalidante, o que no pueda mantenerse económicamente, por ejemplo). Así, sentirá que es valiosa para alguien.
.
En todos los casos, son personas que debieron correrse del rol protagónico en sus vidas, para adecuarse o dejar contento/tranquilo a alguien más. Desde ese lugar, funcionarán en la vida. Y habrá sufrimiento.
.
.
.
💬 “Mi papá es una crítica que respira. Todo lo que yo siempre hice estuvo mal para él. Hasta me amenazaba con que nadie me iba a querer si no hacía las cosas bien. Hoy estoy entendiendo que ‘hacer las cosas bien’ era hacer lo que él quería. Es horrible que nunca me haya dejado ser quien soy. Si hasta me casé con una persona hipercrítica, igual que él. Ya no lo quiero ver.”


💬 “Me siento una estúpida. Toda mi vida intentando contentar a esta madre insatisfecha con su propia vida. Nunca nada le vino bien. Que todo estaba mal hecho, que yo no sabía hacer nada. ¡Obvio! ¡No aprendí nada de ella porque no quería estar cenca suyo ni 5 minutos! Y yo, siempre haciéndole favores y esperando que, alguna vez, me mostrara cariño o me dijera una palabra amable. Hoy se queja de que está sola. En fin...”
.
Cuando hay rechazo, crítica, desamor o castigo emocional puede generarse un APEGO INSEGURO EVITATIVO. El niño aprendió que la única forma de evitar el dolor de un adulto nocivo era estar alejado de él. Es posible que hoy, ya adulto, le cuesten las relaciones de cercanía y evite el compromiso, como una forma de resguardarse del posible dolor emocional que implicaría desnudarse emocionalmente frente a otro. A sus ojos, todas las personas son dañinas.
.
No incluyo el apego inseguro desorganizado porque es improbable que una persona que funciona de ese modo pida ayuda.
.
Lo que sabemos del tipo de apego que una persona desarrolle es que es lineal, es decir que se transmite de generación en generación. Si tuve un padre con apego inseguro ambivalente, muy probablemente, también yo lo desarrolle.
.
Algo propio de los estilos de apego inseguro es que fueron generados por tener padres que, desde lo emocional, no pudieron desarrollar un Yo sano. Estos padres han ido por la vida buscando la forma de sobrevivir emocionalmente. Una persona que funciona en modo "supervivencia afectiva" no puede apartar la mirada de su propio ombligo, ni siquiera con sus hijos, ya que hay elementos de madurez y seguridad emocional que ella misma sigue buscando y hay una herida que sigue abierta. Si los hijos de estos padres han tenido una estructura de personalidad fuerte, quizás sólo reproduzcan el tipo de apego inseguro y el sufrimiento emocional asociado.
.
Si sus hijos han tenido la desavenencia de contar con una estructura de personalidad lábil (o débil), éstos probablemente desarrollen un trastorno de la personalidad. De ahí, el libro que acompaña a este artículo. Para que puedas ver cómo cada Trastorno de la Personalidad tuvo su génesis en un tipo de trato determinado en la infancia (nada es casual).
.
La intención de este artículo no es que te sientas culpable si, siendo mamá o papá, funcionás desde un estilo de apego inseguro. La intención es que puedas hacer algo con ello para lograr dos cosas:
1. Ser más feliz.
2. Ser una base segura para tus hijos (a pesar de tu pasado).
.
Pedí ayuda. Sanar es siempre una opción.
.
.
Carla May
Consultora Psicológica Humanística y Sistémica
Facilitadora del Desarrollo Personal Integral
https://focusinggeneralpacheco.blogspot.com/
http://carlamaycounselor.blogspot.com/
15-6103-2940
2129-5698

miércoles, 5 de junio de 2019

INTUICIÓN Y FOCUSING


INTUICIÓN Y FOCUSING
¿Te sucede, alguna vez, que (aunque, en alguna ocasión, dudando) algo dentro tuyo parecería ya saber qué tiene que hacer, qué decisión tomar o de dónde alejarse, por ejemplo?
.
Podríamos decir que estás conectad@ a tu “intuición”, parte fundamental de la ESENCIA DE TU SER.
.
Ahora bien, ¿qué es la intuición?
.
La intuición (del latín "intuitio") significa: "MIRAR HACIA ADENTRO" o "CONTEMPLAR".
.
De modo que la INTUICIÓN no es magia, sino la capacidad de poder ver, de manera sensible y natural, lo que transcurre en nuestra experiencia interior.
.
Personalmente, asocio la INTUICIÓN al concepto de SABIDURÍA ORGANÍSMICA de la Psicología Humanista; esa guía interna que, de ser escuchada y validad, funciona como nuestro faro interior.
.
¿Por qué este "faro interior" no puede ser percibido por algunas personas?
Probablemente, hayan tenido que construir pared tras pared de defensas para sobrevivir lo mejor posible a lo que sea que les haya tocado experimentar en sus vidas. A mayor cantidad de paredes, más distancia habrá entre estas personas y sus "faros interiores".
De lo que estamos seguros es de que esos faros jamás dejan de iluminar. Si debimos erigir muro tras muro de defensas durante nuestra existencia, probablemente no podamos percibir su luz, aunque es imposible dejar de percibir su calor. Ese calorcito sabio que desea cuidarnos y hacer de nosotros nuestra mejor versión posible, lo más felices y plenos que podamos, y que, al no alcanzar su objetivo, a veces debe "quemarnos" con uno o varios malestares psíquicos, emocionales o físicos. Su intención es increíblemente amorosa. Tan amorosa, que nos muestra, utilizando el malestar como miguitas de pan a seguir, el camino hacia nuestra ESENCIA.
.
FOCUSING es una forma poderosa de relacionarnos con cada uno de esos muros defensivos. Esos muros están vivos; contienen tantas células, sangre y energía como cualquier otra parte de nuestro cuerpo. El FOCUSING nos permite acercarnos a estos muros con la mejor medicina: nuestra presencia, validación, aceptación y amorosidad. Esos muros no desean que los destruyamos, sino que los amemos con aceptación segurizante y que escuchemos con atención todo lo que necesitan comunicar. Sólo cuando esto ocurre, ellos pueden dejar de "defender", y se transforman en energía intuitiva, dirigiéndose directamente a nuestro faro interno y acrecentando su luz que, ahora, podemos, aunque tenuemente, comenzar a ver.
.
Nuestra INTUICIÓN/SABIDURÍA ORGANÍSMICA/ESENCIA jamás ha dejado de existir. Ni un solo minuto. Está ahí, esperando pacientemente que le posibilitemos acrecentar, día tras día, su luminosidad y capacidad de guiarnos.
.
FOCUSING te ayuda a lograrlo.
.
.
Carla May
Consultora Psicológica Humanística y Sistémica
Facilitadora del Desarrollo Personal Integral
https://focusinggeneralpacheco.blogspot.com/
http://carlamaycounselor.blogspot.com/

15-6103-2940
2129-5698

martes, 4 de junio de 2019

FOCUSING: LA SABIDURÍA DE NUESTRO CUERPO COMO GUÍA DE VIDA


La finalidad de todo proceso de indagación personal es lograr una mayor calidad de vida a partir de adquirir herramientas emocionales de las cuales no se disponía anteriormente. Estas herramientas pueden ser adquiridas y/o construidas una vez que se ha ganado conciencia acerca de algo que antes se veía borroso o, directamente, no se veía. En términos generales, nos referimos a esto como “traer luz”. Para Sygmund Freud, padre del Psicoanálisis, esto sería “hacer consciente lo inconsciente”; para Fritz Perls, creador del Enfoque y Terapia Gestálticos, “darse cuenta”; para Carl Rogers, creador del Enfoque Centrado en la Persona, “atender nuestra experiencia para simbolizar lo todavía no simbolizado”; y, para Eugene Gendlin, creador del Enfoque Centrado en el Cuerpo (o FOCUSING), “acceder al mundo de lo implícito a través del cuerpo para simbolizar nuestra experiencia interna”.
.
“Lo implícito” refiere a todo un mundo de significados aún sin simbolizar (no registrados concientemente por la persona, pero en el límite de la conciencia) que necesita de un vehículo para ser alcanzado y decodificado. Ese vehículo, en FOCUSING, es nuestro cuerpo, el cual no se refiere, en palabras de Gendlin “sólo a lo contenido dentro de nuestra piel”, sino a un perfecto y complejo entramado de fisiología, psiquismo, espiritualidad y energía; ese lugar, a veces difícil de explicar con palabras, donde acontece “lo que nos pasa”.
.
Nuestro cuerpo contiene una fuente inagotable de información. En Counseling Humanístico, nos referimos a esta fuente de información como “SABIDURÍA ORGANÍSMICA”. Su función es ser una guía perfecta acerca de qué es lo más adecuado para cada uno de nosotros en cada momento de nuestra existencia. De ser atendida y respetada, logramos un funcionamiento pleno, manifestado en un comportamiento abiertamente saludable hacia uno mismo y hacia los demás, en el que no abundan la utilización de nuestros mecanismos de defensa ni conflictos emocionales invalidantes y/o perjudiciales para nuestra calidad de vida.
.
Lamentablemente, no siempre escuchamos a esta guía interna perfecta. Esto se debe a una progresiva desconexión con nuestro mundo interno, las más de las veces asociadas a la necesidad de adaptarnos a nuestro medio ambiente (familia, escuela, sociedad), con el fin de ser aceptados y amados. Por “adaptación” entendemos la necesidad de esconder (primero) y, progresiva e inevitablemente, dejar de registrar (después) todo sentimiento o expresión que ese medio ambiente perciba como inaceptable o perturbador. Este alejamiento de ser nosotros mismos y comenzar a ser como se nos demanda es un mecanismo de defensa que nos permite evitar la crítica y el rechazo. Sumemos aquellas características no propias que hemos debido adoptar para asegurarnos ese amor y aceptación, como, por ejemplo, estar siempre de buen humor, hacerlo todo bien, ser fuerte, incansable, inteligente, y un sinfín de etcéteras.
.
Esta desconexión interna nos aleja de saber cómo somos o qué es lo mejor para nosotros, ya que dejamos de guiarnos por nuestra SABIDURÍA ORGANÍSMICA (y comenzamos a funcionar en base a condicionamientos externos a nosotros) y, así, perdemos libertad psicológica. En algún momento, van a aparecer la angustia, la ansiedad, la frustración, los conflictos internos. ¿Cuándo? Cuando, debido a nuestra limitada libertad psicológica, nuestro pensar, nuestro sentir, nuestro actuar y aquellas elecciones que, a partir de ellos, hagamos, se contrapongan a nuestra SABIDURÍA ORGANÍSMICA, que a veces sale de su latencia, despierta con fuerza y demanda ser escuchada. En esos momentos, ella parece querer protegernos con un “No, por ahí no es”. Y lo realmente angustiante es que no parecemos darnos cuenta de “por dónde SÍ es”.
.
A raíz de esta desconexión con nuestro guía interno, podríamos experimentar todo un abanico de manifestaciones psíquicas, espirituales y físicas: apatía, depresión, ansiedad, adicciones, dificultad para tomar decisiones o para hacernos responsables de nosotros mismos, miedo al cambio o a los vínculos, irritabilidad y agresividad, aburrimiento, no saber qué estudiar, qué hacer con nuestra vida o a quién elegir como pareja, necesidad de aprobación externa permanente, baja autoestima, necesidad de tener todo bajo control, dolores físicos crónicos, etc., etc., etc.
.
Lo que se busca en un proceso de FOCUSING es reconectar con nuestra experiencia real, de modo de acceder a “lo implícito”, es decir, al significado real y particular que nuestras experiencias tienen para cada uno de nosotros, como personas únicas y particulares, posibilitando simbolizar sus significados personalísimos e intransferibles. Estos significados son develados a través de nuestro cuerpo. En la medida en que devolvemos a nuestro cuerpo su autoridad como el máximo referente de sabiduría, éste colabora posibilitando detectar una sensación o malestar allí donde algo necesita develarse. Ese “algo”, aún no simbolizado, pero cargado de información, se muestra a través de una “sensación sentida”. Esta sensación sentida necesita ser registrada y atendida con voluntad y conciencia para poder ser, luego, “explicada con palabras” y simbolizada (capitalizada en nuestra conciencia). Contiene un caudal de significados que irán emergiendo en la medida en que le permitamos develarse del modo en que necesite hacerlo. Esto podría ser, de acuerdo a las particularidades de cada persona, una sensación física, una imagen, una palabra, una idea, un recuerdo, un color, un aroma, etc., que traerán consigo aspectos de nuestro SER desconocidos, o que podrían haber sido negados o deformados en el pasado, en función de aquellos condicionamientos externos. Estos aspectos rechazados, deformados o desconocidos necesitan reintegrarse a nuestro SER.
.
En un proceso de FOCUSING, algo que de aquello que esta persona, en algún momento (y defensivamente), le “escondió” a su conciencia, tocará a la puerta. Quizás aparezca como una sensación de opresión en el pecho, de nudo en la garganta, de imagen difusa y borrosa, de un sonido o palabra, o la sensación de estar “flotando”, por ejemplo. Cuando estas “sensaciones sentidas” aparecen, queda totalmente de manifiesto que la persona está al fin lista para recibirlas y sumergirse en ellas, algo similar a girar la llave, abrir la puerta, dejarlas entrar y abrazarlas con un “¡Bienvenido!”. Este “invitar a pasar y abrazar” posibilita experimentar el núcleo principal de un proceso de FOCUSING, algo que Gendlin denominó “viraje corporal”, que no es ni más ni menos que una sensación de algo transcurriendo y transformándose en su interior, y que trae alivio. En palabras de Gendlin, “…algo que estaba abotonado, de repente se suelta y hay un expandirse muy, muy ancho, que luego se instala en un suave respirar”. La transformación ya ha ocurrido y esta nueva información, ahora integrada, acrecienta el poder personal de esta persona, que, de repente, se ha vuelto un poco más ella misma. Esto no sólo la hará sentir “más completa y funcional”, sino que contribuirá a atender cualquier situación que se presente en su vivir, al contar con herramientas emocionales ahora más acabadas y sofisticadas.
.
Integrar nuestros aspectos rechazados, deformados o desconocidos requiere Presencia, es decir la actitud de permanecer aceptante y amorosamente con todo aquello que se vaya develando, sin juzgarlo, dejándolo ser del modo en que ES. La Presencia no es mental, no analiza ni juzga; tan sólo acepta cada aspecto de la persona rechazado, deformado o desconocido que necesita ser escuchado. Cada “algo” que es escuchado, aceptado e integrado pierde su condición de amenazante, a la vez que vuelve a la Presencia aún más fuerte, extensa y aceptante. A más Presencia y más integración de aspectos de nuestro SER antes exiliados, fortalecemos nuestro yo y funcionamos de manera más auténtica, menos automáticamente, utilizando menos mecanismos de defensa (porque ya no sentimos la necesidad de ocultarnos ni ocultar a los demás quienes somos realmente), así como menos respuestas copiadas de otros y automatizadas, que no son efectivas en términos de desplegar nuestro potencial interno y favorecer nuestro bienestar.
.
Resumiendo todo lo antedicho en una definición concreta, ésta sería: FOCUSING es un proceso mediante el cual buscamos sanar emocionalmente y/o mantener un sano equilibrio psico-espiritual conectándonos con y escuchando atentamente la sabiduría natural que nuestro cuerpo, como canal, nos comunica.
.
El resultado es una gratificante sensación de plenitud al abrazar aspectos de nuestro Ser alguna vez perdidos y, hoy, como piezas de rompecabezas extraviadas y recuperadas, volviéndonos los seres completos y funcionales que jamás debimos haber dejado de ser.
.
Como punto final, es importante aclarar que Focusing no es una terapia. Es un recurso humano natural (es decir, nacimos con él, aunque muchos lo hayamos perdido) que algunos profesionales de la salud mental brindamos a nuestros consultantes o pacientes, pero que puede ser practicado por cualquier persona, tanto en sí misma, como para acompañar a otros. Es idealmente sugerido para mamás y papás, docentes y médicos, y aquellas personas que utilicen prácticas como Mindfulness o Meditación y deseen dar “una vuelta de tuerca más”, aprendiendo a “vincularse” con aquello que aparece y necesita ser atendido.
.
.
Carla May
Consultora Psicológica Humanística y Sistémica
Facilitadora del Desarrollo Personal Integral
https://focusinggeneralpacheco.blogspot.com/

https://carlamaycounselor.blogspot.com/
15-6103-2940
2129-5698
General Pacheco, Buenos Aires


* Próximamente, formación teórico-vivencial en General Pacheco.